Nido de víboras

SSSSSSSS.., Cumplió una vez más su palabra empeñada la Gobernadora Claudia Pavlovich de entregar viviendas nuevas y equipadas a las tres familias de la colonia Los Jardines, de esta capital, cuyos hogares fueron destruidos por la tremenda explosión ocurrida el pasado 12 de septiembre.  Además de las viviendas inutilizadas por la explosión, el saldo fue realmente trágico, pues murieron un hombre de la tercera edad, dejando en la viudez a su esposa; así como la madre y hermana de un joven que fue quien recibió una de las tres casas de manos de la Mandataria. 

Con la entrega de sus viviendas nuevas acondicionadas con mobiliario, accesorios y listas para habitarse, se marca un nuevo inicio para las tres familias que perdieron su patrimonio

La Gober, junto a Elia Sallard Hernández, titular de la Comisión de Vivienda y Manuel Puebla, Secretario de Desarrollo Social, entregó las llaves de sus nuevas casas equipadas a los beneficiarios y agradeció a la comunidad, fundaciones e instituciones, la solidaridad que mostraron al lamentable incidente que vivieron estas tres familias.

Algo que se le debe reconocer a la Gobernadora es que ella siempre le da el crédito a quienes lo merecen y en este caso, las dependencias e instituciones involucradas en la atención, reconstrucción y equipamiento de las tres viviendas fueron  la Comisión de Vivienda del Estado de Sonora (COVES); la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESSON); la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUR); el DIF Sonora; la Secretaría de Salud; el Voluntariado de la Secretaría de Gobierno del Estado; INFONAVIT Sonora; Protección Civil Municipal; Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano Y Ecología de Hermosillo (CIDUE); DIF Hermosillo; CANADEVI); Fundación “Dar Más Por Sonora”, Grupo Acqua y Live Free.

En diversos medios y en transmisiones en vivo por las redes sociales se pudo apreciar el profundo agradecimiento de Irma Zúñiga Urrea, María Auxiliadora Enríquez Moreno y José Ricardo Zazueta Padilla, las tres personas a quienes desde el mismo día del accidente, la Gobernadora les prometió que se buscaría la forma de en el menor tiempo posible, restituirles cuando menos sus viviendas, aunque las pérdidas de seres queridos, como les dijo ayer, son un dolor que nadie les puede resarcir.

Pues ahí tenemos otra muestra de solidaridad, de acompañamiento, de apoyo moral y material de la Mandataria, siempre sensible a las tragedias humanas.

SSSSSSSS… Cualesquiera que sean los términos y los propósitos sobre los que se plantee la iniciativa de ley que eleva del 2 al 3 por ciento el Impuesto sobre Nómina a las empresas que rebasan los 50 empleados, que presentó el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública ante el Congreso del Estado, esto no es más que un síntoma de desesperación del sector empresarial, integrante mayoritario del mencionado organismo, ante la creciente ola de crímenes derivada de la pasividad asumida por el Gobierno Federal ante el avance de la delincuencia organizada,

Se supone que ese incremento en el mencionado impuesto  generaría entre 500 y 600 millones de pesos, los cuales irían a reforzar a las áreas de la  Seguridad Pública para que intensifiquen o bien vuelvan más eficiente su tarea, ante el caótico panorama provocado por los recortes presupuestales indiscriminados que han afectado duramente a la seguridad.

Esta propuesta de ley presentada por el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública ante la 62 Legislatura ya fue motivo de un posicionamiento acerca, no de la viabilidad de este posible ordenamiento legal, ni de los objetivos y alcances en el remoto caso de que fuera aprobada y puesta en marcha,  sino que de manera muy enfática hubo quienes se plantearon el cómo vigilar que esos recursos sean aplicados con transparencia y ya sabe Usted el resto de la historia.

Una ley así tendría muchas implicaciones; pero la principal es que nadie va a creer que la aportación de esos 500 ó 600 millones de pesos sería para redoblar la vigilancia en los sectores más vulnerables de la comunidad, allá donde todavía la ley del más fuerte es la que sigue imperando. No.

Lo más seguro es que los que aportarían esos dineros, o sea los empresarios, querrán -y con toda razón- que fuese en sus áreas de influencia donde se redoblen las tareas de vigilancia policiaca y combate al delito; esto es en sus fábricas o empresas y sus hogares.

Elemental; pero inaceptable desde el punto de vista de las autoridades, que  se verían inmersos en un proceso lento aunque seguro, hacia la privatización de más áreas de la seguridad pública.

Si  funciona este esquema en otras entidades, bueno sería conocer los cómos de su operación y el punto de vista de las autoridades nuestras ante este escenario. Eso nos parece mucho más importante.

Lo concerniente a la transparencia en el gasto y esos temas, nos llevan inexorablemente a la cansada cantaleta de los candados para el gasto de los recursos y bla bla bla. A nada, pues, si nos atenemos a que el Gobierno Federal prefiere desaparecer instituciones y programas sociales ya probados, abortando sus objetivos y propósitos de bienestar común, en vez de corregirles el rumbo sobre la marcha.

En fin, estaremos al pendiente de esta iniciativa.

SSSSSSSS…  La próxima semana realizará su visita  número cinco a Sonora el presidente Andrés Manuel López Obrador; esta vez para reunirse con los familiares de las víctimas de la tragedia de la Guardería ABC.

La gobernadora Pavlovich  y los familiares de las víctimas confirmaron la visita del mandatario federal el próximo martes 10 de diciembre, en lo que será la segunda ocasión en que  López Obrador se reúna con los deudos de la estancia infantil en Hermosillo.

Una y otra vez esta tragedia, la más grande de la historia en su tipo, será bandera para las autoridades en turno como un amago permanente, pues desde el 2009 ha sido siempre la misma cantaleta: “Haremos justicia”.

También se habla de una visita más de López a la entidad el 2 de enero próximo en la que se reuniría con integrantes de  las familias LeBaron-Langford en Bavispe para presentar avances en la investigación del asesinato de las tres mujeres y seis menores de esos apellidos a manos de presuntos  narcotraficantes en la frontera Sonora-Chihuahua.

Ojalá que para entonces hayan dejado en libertad a los detenidos como sospechosos de esos crímenes, si es cierto lo que se dice de ellos que son personas inocentes, o lo que es lo mismo, son los “chivos expiatorios” de este caso. Hasta que no presenten el resultado de las investigaciones, todo será especulación.

Y por respeto a esa familias, no debemos caer en ese juego.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *