Perspectiva Sonora

La competencia electoral que se encuentra en marcha -y el deseo de ejercer un puesto público a partir de septiembre-, ha obligado a que la mayoría de los candidatos lanzados para este año tengan mayor preparación académica respecto a los que participaron en el proceso constitucional del 2018.

Ya sean candidatos de diferentes partidos políticos o de la vía independiente.

Arturo Fernández Díaz González, es uno de esos perfiles apoyados por el sector empresarial de Sonora para que llegue a la Cámara Baja del Congreso de la Unión en calidad de Diputado Federal.

El hijo del desaparecido empresario Faustino Fernández Aguilar, está compitiendo como candidato oficial de la alianza PRI-PAN-PRD por el Distrito Electoral III que corresponde al norte de esta ciudad, Costa de Hermosillo y Bahía de Kino.

Previo al arranque de las campañas constitucionales de este año para Diputados Federales y Locales -además de las Alcaldías-, el también ex Presidente de Coparmex Sonora Norte fue invitado el miércoles 31 de marzo a un desayuno por el grupo de periodistas de la Mesa Cancún para platicar sobre sus expectativas en lo que pudiera ser el inicio de su carrera política.

Respaldado por una preparación académica de mucho prestigio y con suma experiencia en el terreno empresarial, Arturo Fernández no hace alarde de su herencia familiar para darse a conocer como una de las promesas legislativas que pudiera estar necesitando nuestra región.

Durante el encuentro coordinado por el empresario Carlos Rodríguez Pérez, el ahora candidato a Diputado Federal destacó su buena memoria y lo demostró pronunciando estadísticas, datos e información que requiere cualquier aspirante a servidor público.

Tan es así que al hacer alusión a la poca escolaridad de los Legisladores Federales que ha habido en nuestro país en la época contemporánea, informó que de un 5% que no tenían carrera universitaria en la elección del 2015, pasó a un 42% en el 2018.

Sin embargo y de acuerdo a lo que exige nuestra sociedad mexicana (versión en la que este redactor de la política regional también coincide), es que para ser un político completo también es necesario que el candidato "tenga pueblo".

Esto quiere decir, pues, que aunque los aspirantes no sean de extracción humilde, deben de conocer las peripecias que vive la gente común que, entre muchas de sus rutinas, toma el camión urbano en la madruga para irse a trabajar a la maquiladora o al campo agrícola; y que también batalla para pagar el recibo de la luz o del agua; entre muchas otras angustias.

Pese a que Arturo Fernández precisó que en su Distrito Electoral Federal están comprendidos cuatro Distritos Locales, evidenció no conocer -en tierra- el sector a cuya población les pedirá el voto para el próximo domingo 6 de junio.

Esto porque al solicitarle este reportero que mencionara al menos cinco colonias populares que  corresponden a su demarcación, solamente dijo tres: la Guayacán 1 y 2, además de Pueblitos, "y muchas más", expresó para salir del compromiso.

A raíz de que, el Distrito III Electoral Federal aglutina a más de 300 mil electores en los cuatro Distrito Locales (8, 9, 10 y 11), más 20 mil en la Costa de Hermosillo y 5 mil en Bahía de Kino; resulta un tema de mucho debate saber si Arturo Fernández le aportará votos a los otros candidatos de la alianza "Va por Sonora" o se va a "colgar" de ellos.

Es conveniente decir que, con todo y que durante el encuentro con los periodistas demostró mucho entusiasmo por sus pronósticos de triunfo, creemos que resulta un reto difícil enfrentarse a la actual diputada federal morenista de ese Distrito Electoral Federal, Lorenia Valles Sampedro, quien ha trabajado constantemente con sus representados en los últimos años.

Sobre todo porque la también ex perredista anhela desde hace tiempo llegar a la Presidencia Municipal de Hermosillo; la cual no se le ha dado, pese a que ya compitió por ese cargo en las boletas electorales del 2015.

Aunque ya en dos ocasiones ha sido Diputada Federal.

Una por el PRD y la vigente por Morena; lo cual no es nada despreciable.

Cuando se le preguntó a Fernández Díaz González quién fue la persona que le ofreció directamente este nuevo reto en su vida, utilizó un largo discurso de rejoneo para no decir nada; pero a lo último reconoció que estuvo platicando con los tres Ernestos para llegar a este acuerdo.

En este caso, aclaró, con los presidentes estatales del PRI y del PAN, Ernesto De Luchas Hopkins y Ernesto Munro Palacio; además de Ernesto Gándara Camou, candidato de la alianza "Va por Sonora".

No obstante y por lo que ha trascendido en el ambiente político estatal de los últimos meses, se dice que su tío político, Javier Gándara Magaña (esposo de su tía directa, Marcela Fernández Aguilar), fue realmente su impulsor para esta nueva encomienda profesional.

En otros temas, y pese a que la semana pasada aún no se podía hablar públicamente de promesas de campaña, Arturo Fernández sí comentó brevemente sobre la añeja posibilidad de municipalizar el Poblado Miguel Alemán para que sea cabecera de los ejidos y poblaciones de toda la Costa de Hermosillo y al parecer también Bahía de Kino.

Con escasas palabras dijo que se está analizando esa posibilidad para que Sonora tenga por fin el municipio número 73, con lo cual habría beneficios en los recursos federales y también en la generación de ingresos propios.

Lamentablemente y por lo que se ha visto en las campañas políticas de las últimas tres décadas, ya son muchos candidatos a la Alcaldía -y a la Diputación Federal y Local-, quienes para atraer el mayor número de votos han reiterado esta promesa que jamás han cumplido.

Esperemos que Arturo Fernández -o quienes resulten ganadores en estos puestos claves-, sí cumplen su promesa.

O que de plano, si no van a cumplir; pues que no prometan nada.

Les deseo buena semana.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *