Crítica 

Decíamos ayer en este espacio que los sonorenses ya perdimos nuestra capacidad de asombro por la ola de violencia luego del hallazgo de una veintena de narco fosas con igual número de restos humanos en la Costa de Hermosillo, y para no desentonar con ese clima de inseguridad este jueves fue de narco terror en Guaymas al balear un grupo de sicarios el Palacio Municipal dejando un saldo de tres personas muertas y una herida. 

Ya no fue el clásico enfrentamiento entre grupos de narcos por el control de la plaza, sino que esta vez el atentado fue directo a personas inocentes que se encontraban en el acceso principal del Palacio de Gobierno en una manifestación para condenar la violencia contra las mujeres. 

La agresión armada se suscitó en la celebración del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, dejando sin vida al parecer a una mujer activista, a un policía y un escolta de la Alcaldesa, además de un fotógrafo resultó herido. 

Guaymas había sido el "foco rojo" en la narco violencia desde hace años, registrándose además del ajuste de cuentas entre cárteles, el asesinato de policías, jefes policiacos, al coordinador de la Cruz Roja, y hasta balearon la residencia de la ahora ex alcaldesa Sara Valle. El puerto ha sido escenario de cumbres de seguridad estatal y federal en el que acuerdan el trabajo coordinado para lograr la paz en el puerto y en la entidad, pero al igual que las  Mesas de Seguridad por la Paz no registran resultados concretos sino solo buenos deseos. 

Y Sonora sigue con una inseguridad imparable, aumentando de setiembre a octubre de este año los homicidios dolosos, por lo cual nuestra entidad ocupa el sétimo lugar en la lista de entidades de la República con el mayor número de homicidios dolosos, aumentando además de enero a agosto de este año (en comparación con el 2020) otros delitos de alto impacto como el feminicidio y la extorsión. 

PROMETE SADER FEDERAL MUDAR OFICINAS A SONORA 

Desde el inicio de su mandato el presidente López Obrador anunció la descentralización de las secretarías federales para atender de manera directa a los mexicanos en sus diversas áreas, pero hasta la fecha no hay información de esas reubicaciones, como en Sonora donde se instalaría la Secretaría de Agricultura y Ganadería (Sader), pero hasta la fecha sigue en puras promesas. 

Hace unos meses, como parte de ese compromiso presidencial de descentralizar las dependencias federales se inauguraron una oficinas de la Secretaría de Salud en Acapulco, Guerrero, pero hasta el mismo titular Jorge Alcocer, reconoció que la nueva sede estaba incompleta, y quien sabe si algún día funcionen como toda una secretaría, aunque lo más probable es que se quede como una simple delegación. 

Aquí en Sonora, estuvo este jueves el titular de la Sader, Víctor Villalobos Arámbula, para recibir por segunda ocasión en comodato de parte del gobierno estatal las instalaciones del Centro de Usos Múltiples (CUM) para que funcione como oficinas centrales de Agricultura y Ganadería. 

En 2019, la entonces gobernadora Claudia Pavlovich firmó el acuerdo de entrega en comodato a la Sader, las instalaciones del CUM de Ciudad Obregón, pero nunca se reubicaron las oficinas centrales al Valle del Yaqui. 

Este jueves, se repitió la historia, al entregar el gobernador Alfonso Durazo Montaño, el CUM en comodato al titular de Sader, Víctor Villalobos, quien anunció la puesta en operación de esa nueva sede aunque no al 100 por ciento de su capacidad como en el centro del país. 

Desde luego que la operación de la Sader federal en Cajeme, sería de gran impulso a los productores agropecuarios y a la comercialización, pero los agrotitanes como todos los demás productores han sido relegados de los subsidios y apoyos federales al campo, cosechando solo miseria en esta Cuarta Transformación. 

(g_navarro_ruiz@hotmail.com)

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *