Perspectiva Sonora

Cuando un equipo de beisbol o de cualquier otro deporte pierde una final de campeonato, casi siempre empieza a trabajar inmediatamente para la siguiente temporada con el fin de ganar o recuperar el título que alguna vez tuvo.

Resulta extraño, entonces, que el perdedor empiece a hacer sus ajustes mucho tiempo después de haber caído frente a sus rivales.

Porque eso, le resta competitividad.

La contratación de un nuevo entrenador y de jugadores buenos para cubrir las diferentes posiciones que estaban débiles, es lo primero que esperan los aficionados de cualquier equipo que pretende reestructurarse. Por lo que los dueños y/o directivos no son considerados parte del problema, además que se vuelven casi eternos y hasta sienten que bajo su mandato volverá la senda del triunfo.

Analizando la política estatal después de las elecciones del 2021, está muy claro que los partidos perdedores en la lucha por la Gubernatura están pasando una de sus peores crisis y ¡apeeenas! -en estos meses- empezaron a trabajar para superar su mala racha.

Racha de la cual, según han declarado sus máximos dirigentes, saldrán adelante y esperan confirmar sus resultados en el próximo proceso de votación. Primero en las elecciones del 2024 y luego en las del 2027 cuando busquen suplir a Alfonso Durazo Montaño.

Por ese motivo, según hemos visto, el PAN ya tuvo su proceso de elección interna y el político gandarista (de Javier Gándara) Gildardo Real Ramírez, es quien suple desde hace pocos meses a Ernesto Munro Palacio; mientras que en el PRD no sabemos qué ondas.

En el caso del PRI, hace días iniciaron el proceso de elección del nuevo dirigente estatal con la participación de ¡diez! aspirantes que aún no son candidatos; pero que ya están haciendo proselitismo a su militancia de muchos municipios de Sonora.

Incluso viajando juntos, en dos o tres camionetas; y hasta creyendo sus dirigentes que esta numerosa participación será algo así como el empujón para llegar a las anheladas victorias.

La mañana de este miércoles, en la reunión semanal de los periodistas de la Mesa Cancún presidida por el empresario Carlos Rodríguez Pérez, nos acompañó el delegado que enviaron a Sonora del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Jorge Armando Meade Ocaranza, quien se hizo acompañar por el todavía presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) y Diputado Local plurinominal, Ernesto De Lucas Hopkins.

En su discurso rollero, obviamente, el Delegado no sorprendió a nadie al hablar basura de las acciones, programas y políticas públicas del Gobierno Federal; haciendo referencia a que también existen cajas de resonancia en los estados del país, principalmente en los que gobierna Morena.

Como es el caso de Sonora, dijo.

"Morena ha sido un desastre como gobierno", señaló abiertamente al hacer referencia a los lamentables resultados que se han visto en seguridad pública, programas de salud y educativos, "porque estamos en la peor época de nuestro país".

En lo personal, llama la atención a este reportero, que una vez hechos los señalamientos anteriores, Meade Ocaranza no propuso nada nuevo que pueda resolver los problemas que a todos los mexicanos nos afectan.

Aparte de no mencionar para nada su currículum profesional y/o partidista, nuestro invitado se jactó que su partido -el PRI- y su aliado el PAN, inventaron los programas sociales actuales y que tanto le han funcionado electoralmente al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero a los cuales, ellos, nunca les metieron dinero.

Tal y como se hace ahora.

Incluso, usted lo debe recordar, que muchos recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) que ya estaban etiquetados, fueron recortados con cualquier pretexto; entre lo que se incluían ciclones, terremotos y sequías que se presentaban en diferentes estados del país.

También se ejercieron inapropiadamente sub ejercicios presupuestales (utilizando dinero que supuestamente no aprovecharon otras entidades federativas y enviarlo a otros estados).

Ya entrado en la plática y con el micrófono en mano, el Delegado criticó el posicionamiento que han tenido los programas emprendidos por la Federación.

Caso concreto el apoyo económico a las personas mayores de 65 años, a lo cual la mayoría de los adultos mayores le dicen "el dinero que me da López Obrador".

Pero eso no fue todo.

Añadió que el ex gobernador Manlio Fabio Beltrones, no quita ni pone a nadie en el PRI.

Para los que supuestamente le entendemos a la política, sutilmente dijo que la única influencia de Beltrones es su voto como militante y no tiene el poder de facto que tanto se le adjudicó en otros años.

En otros temas y aunque reconoció que el PRI y sus aliados no son mayoría en las Legislaturas de los estados y tampoco en el Congreso de la Unión, sí tiene probabilidades de aprobar o rechazar las reformas constitucionales por el simple hecho de que para ello se ocupa la mayoría calificada (dos terceras partes).

Lo curioso de todo esto, dijo más o menos con estas palabras, es que ni siquiera los Diputados de Morena saben lo que deben de hacer en el ejercicio parlamentario; ya que muchas veces votan lo que ni siquiera entienden.

A pregunta expresa de un servidor de ¿qué necesita la bancada del PRI en el Congreso del Estado para ser una verdadera oposición?, respondió que deben mantener comunicación con el resto de los partidos de la alianza (en este caso con el PAN y PRD), ser creativos, irreverentes y votar como oposición.

Para clarificar más estas palabras, el presidente estatal del PRI y también coordinador de su bancada, Ernesto De Lucas Hopkins, reconoció que, en número de Diputados, poco puede hacer su partido con cuatro votos, al igual que el PAN y un solitario sufragio del PRD.

Señaló, incluso, que muchas decisiones que deben ser tomadas democráticamente por los Diputados de la 63 Legislatura, se hacen directamente de otras áreas administrativas del mismo Congreso.

Seguimos en contacto.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *