Crítica 

Para tranquilizar a los inquietos productores del sur de Sonora que temían ser despojados de sus tierras para entregárselas a los yaquis, el presidente López Obrador aclaró que descarta expropiaciones, y que se comprarán terrenos para cumplirle a la etnia con las 30 mil hectáreas prometidas. 

En su gira del pasado fin de semana, López Obrador acompañado del gobernador Alfonso Durazo Montaño, vino con la cartera en mano para ratificar compromisos con Sonora y los sonorenses, al ordenar la compra de tierras a particulares para cumplirle a los yaquis con las 30 mil hectáreas. 

Y López Obrador puso fecha del 21 de agosto para volver a pisar tierras sonorenses para constatar que los yaquis tuvieran las 30 mil hectáreas prometidas. 

También en su visita histórica a El Desemboque para reunirse con la Tribu Seri, López Obrador se comprometió a volver en tres meses más para ver cumplidas las demandas de esa etnia (agua potable, vivienda, salud, educación, etc.) que hasta ese día vivía en el olvido de las autoridades federales, siendo la primera ocasión en que un presidente de la República pisa esas inhóspitas tierras. 

En eso de llegar cargado de dinero y no solo de buenas intenciones para Sonora, el mandatario mexicano se comprometió con los yaquis a entregar a Conagua mil 700 millones de pesos para hacer realidad la promesa de entregar a los yaquis el Distrito de Riego 018 que les prometió hace meses, además de mostrar su preocupación por la construcción del acueducto yaqui, justificando su incumplimiento porque "requiere mucho tiempo". 

Como parte del compromiso de acabar con el rezago histórico de las etnias en Sonora, López Obrador reiteró su apoyo al Plan de Justicia para los Mayos y Guarijíos, con quienes se reunió para escuchar sus demandas, al igual que lo hizo con seris y yaquis, así como con 13 alcaldes de la Sierra en Sahuaripa al lado del gobernador Durazo para pactar la entrega de 50 millones de pesos para la construcción de caminos, además de atender sus otras demandas planteadas durante una reunión. 

En la gira presidencial, el gobernador Durazo pudo hacer la propuesta al Ejército de que las armas decomisadas al crimen organizado sean destinadas a reforzar a los policías municipales, reconociendo que por ley tenían que ser destruidas, pero el titular de la Sedena se mostró abierto a esa demanda aun con los limitantes legales, y hasta propuso que se fabricaran armas (como se hace en exclusiva para el Ejército) para los cuerpos policiacos municipales. 

Además, le fue bien al gobernador Durazo en el tema de Salud, al comprometerse López Obrador al arranque oficial de operaciones en Septiembre próximo del Nuevo Hospital General de Especialidades de Hermosillo, en tanto que el viejo nosocomio pasará a ser operado por el IMSS para la formación de médicos especialistas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sonora. 

En más de Salud, hay que destacar la firma del convenio entre el titular del IMSS Zoé Robledo y el gobernador Durazo para el Plan de Salud para el Bienestar para beneficiar a personas sin seguridad social, para lo cual se invertirán 2 mil 216 millones de pesos. 

En la gira presidencial por Cajeme, López Obrador informó de la construcción de hospitales en Navojoa, Guaymas y SLRC, y dos clínicas en Ciudad Obregón. 

López Obrador explicó que la gira de trabajo del pasado fin de semana por Sonora, consistió en dar seguimiento a los planes de justicia ya iniciados, crear nuevos y hacer compromisos de seguimiento a los mismos, asegurando que dentro de tres meses regresará a Sonora para revisar avances junto al gobernador Durazo, a quien encomendó la coordinación de estos compromisos. 

(g_navarro_ruiz@hotmail.com)

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *