Nido de Víboras

SSSSSSSS… De nuevo una gira del Presidente López Obrador por Sonora, la número 19, pletórica de anuncios de obras, de acuerdos de colaboración y pronunciamientos sobre los compromisos que tienen los gobernantes con la sociedad los cuales, como nunca en este sexenio han sido promesas no cumplidas, como una economía más sólida; un mejor sistema de salud, una educación de primer nivel, más empleos bien remunerados y, sobre todo, frenar la violencia criminal, cuyo saldo ya registra más de 100 mil desaparecidos y arriba de 120 mil víctimas de homicidio doloso.

Si bien esta gira estuvo marcada por la supervisión del avance del Plan de Justicia para las etnias Yaqui y Seri; lo mismo que la implementación de los respectivos programas de apoyo con ese mismo nombre para las tribus de los guarijíos y mayos, se hizo también el anuncio de que el Gobierno Federal invertirá más de 2,100 millones de pesos en Sonora en lo que será la implementación  del programa IMSS-Bienestar en la entidad, que se conoce como federalización de los servicios de salud, lo cual garantizará atención médica y hospitalaria para todas y todos los sonorenses.

Esto incluye la puesta en marcha del hospital general de Cananea, y se construirán instalaciones del IMSS para Guaymas, San Luis Río Colorado y Navojoa, al igual que dos clínicas para Ciudad Obregón. ¿Para cuándo? No se sabe; no se precisó fecha; y seguro en las próximas tres o cuatro visitas presidenciales se anunciará lo mismo como disco rayado.

Y también se dijo que para el 15 de septiembre próximo, se pondrá en operación -ahora sí- ese “elefante blanco” llamado Hospital General de Especialidades, el cual se convertirá en el nuevo HGE con lo que el inmueble que hoy por hoy alberga a ese nosocomio, pasará a ser el Hospital Universitario IMSS, algo muy platicado ya por el Gobernador Alfonso Durazo.

En el rubro de seguridad, pareciera que en la mayoría de las entidades donde López Obrador anda en gira de trabajo, ya sea el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval o la titular de la SSP, Ros Icela Rodríguez, se empecinan en hacer quedar mal a los gobernadores, que cuando les toca informar, presentan números que por lo general, si bien no son campanas al vuelo, sí los manejan como esfuerzos que están rindiendo resultados positivos.

Y en Sonora, el pasado viernes no fue la excepción, pues mientras el Gobernador Durazo dio a conocer avances en el combate a la violencia criminal, llegó “con sus otros datos” el meramente de la SEDENA y salió con que en la entidad van en aumento algunos índices de criminalidad. ¿De qué se trata, pues, de que van coordinados en todo, o nomás en lo que a los mandos militares se les pega la gana?

Pero, también llamó mucho la atención el subrayado que hizo el mandatario estatal Durazo Montaño al Presidente López Obrador de que, desde el inicio de su gobierno hace ya ocho meses, no se han recibido recomendaciones en materia de derechos humanos por la comisión de algún abuso de autoridad. ¿En contra de los criminales? ¡Ni lo mande Dios! Por ese lado no debe preocuparse el Señor Presidente, pues NO se les ha faltado el respeto a los delincuentes en Sonora.

Seguro ya sabe López Obrador que aquí en Sonora solo los criminales han hecho de las suyas allí en Cajeme, donde estaban reunidos los integrantes de la Mesa de la Paz y la Seguridad, lo mismo que en Guaymas-Empalme, Caborca, Magdalena, Altar, Pitiquito, entre otros muchos municipios.

Además, como comentario adicional, vaya farsa la mañanera de López Obrador en Cajeme, como han sido todas, en las que no se les permite la participación a medios locales, –salvo uno o dos, si acaso, los mismos de siempre- para que no hagan preguntas incómodas y que retrató muy bien la inconformidad del gremio la periodista Rosa Lilia Torres. Búsquelo en redes sociales y se enterará de los detalles ominosos.

Además, que alguien le siga a AMLO que a los sonorenses nos tiene sin cuidado sus némesis, tales como Loret de Mola, Joe Biden, el conservadurismo y otras calenturas.

Por lo demás, en la comunidad de Mesa Colorada, del municipio de Álamos, López Obrador, asumió los compromisos paras beneficiar a las siete comunidades guarijías que han vivido en la marginación, plasmados en el Plan de Justicia para el Pueblo Guarijío.

El primer mandatario instruyó al gobernador Alfonso Durazo y a Adelfo Regino, director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), como responsables del Plan de Justicia para el Pueblo Guarijío, quienes se encargarán de la coordinación de todas las acciones para cumplir con las peticiones del pueblo originario.

Durazo Montaño calificó como histórica la visita del presidente López Obrador, al señalar que ni un solo presidente de México había pisado tierra guarijía; así mismo, dijo que estas comunidades son reflejo del rezago del Sonora profundo que se busca remediar con la firma del acuerdo.

En Sahuaripa, el gobernador Alfonso Durazo entregó una lista con las necesidades de cada uno de los municipios de la región serrana al presidente Andrés Manuel López Obrador, con el fin de que se trabaje conjuntamente para buscar soluciones a problemas históricos de cada demarcación, en un evento que contó con la participación de las y los presidentes municipales de Sahuaripa, Bacanora, Yécora, Rosario, Onavas, San Javier, Soyopa; Arivechi y Quiriego, así como con ediles de Chihuahua.

Algo similar se firmó entre los mismos actores en Etchojoa, con la firma del Plan de Justicia para el Pueblo Mayo, con el que se pretende rescatar a las ocho comunidades de este pueblo originario que por años fue rezagado y estuvo en el abandono.

Durante su reunión de evaluación y seguimiento del Plan de Justicia para la Tribu Yaqui, que sostuvieron AMLO y Durazo con los gobernadores de los Ocho Pueblos Yaquis, se destacó que este programa de apoyo presenta el mayor esfuerzo en la historia del país para resarcir el error de dejar en el abandono a una comunidad indígena.

Sin embargo, se les dejó bien claro a las tribus que para que esto se logre a plenitud, debe haber unión dentro de las ocho comunidades que conforman el Territorio Yaqui, por lo que invitó a esta etnia a unirse en una sola intención, encaminada al progreso conjunto de este pueblo originario.

Se informó que ya se han entregado 29 de las 37 obras de equipamiento urbano programadas y que las obras de saneamiento y agua tienen un avance del 79 por ciento, con un ejercicio de más de 1,722 acciones de vivienda. Además que, para el mes de julio, se espera lograr la entrega de 30 mil hectáreas de territorio para la etnia.

Además, se dio a conocer que ya se iniciaron los trabajos para el Acueducto Yaqui, mismo que contará con una extensión de 241.7 kilómetros, partiendo desde la presa de El Oviachic para llegar hasta Bahía de Lobos, con lo que se beneficiará a 34,000 habitantes de las 50 comunidades yaquis que conforman los ocho pueblos de la etnia.

Y es aquí donde, de nueva cuenta, se asoma en el Valle del Yaqui el fantasma de la expropiación de tierras de cultivo con infraestructura instalada desde hace años, décadas, cuando en el gobierno de Carlos Salinas se le soltaron las cadenas a las tierras ejidales, con lo cual miles de campesinos vendieron o alquilaron las suyas a los agricultores de siempre y terminaron por contratarse como mano de obra al mejor postor.

Pero, ahora, con eso de que en sus años de gobierno “ningún rico ha perdido dinero, sino al contrario, han ganado mucho (y a las pruebas me remito)”, quizá López Obrador esté pensando en que es hora de que los adinerados pongan su parte en esta etapa de dizque hacerles justicia a los Pueblos Originarios. Para saber.

Ayer domingo López Obrador su gira 19 por Sonora, fue en El Desemboque tierra de la tribu Comca’ac, donde le dio seguimiento al desarrollo del Plan de Justicia para los Seris. Se recogieron las necesidades más sentidas de este pueblo originario y se elaboró un documento con las principales demandas para dignificar su vida, el cual fue entregado al Presidente de la República por el gobernador tradicional, Joel Barnett Morales.

En el evento, la regidora étnica de El Desemboque, Gabriela Molina Moreno, retrató de manera fiel la situación de esta tribu: “El gobierno ya no nos persigue para aniquilarnos, pero nos sigue matando la pobreza. El racismo que persiste se traduce en insuficiencia de servicios médicos, mala calidad del agua que llega a nuestras casas, en la falta de respeto a nuestros derechos más elementales como seres humanos, como mexicanos y como pueblo indígena. Tenemos muchas carencias en nuestras comunidades, señor presidente, y confiamos en usted para que esta situación cambie, es la primera vez desde 1975 que el jefe del Ejecutivo nacional visita Desemboque de los Seris y eso nos da mucha alegría y esperanza”.

Aunque, a decir verdad, el dato que debiera preocuparnos, más que otra cosa, es que desde 1975 (con Luis Echeverría, de ahí la preocupación) ningún presidente de la República se había presentado en su territorio. Y cualquier parecido de la realidad actual con el desmadre de país que dejó ese desquiciado Presidente de México, ojalá y NO SEA una coincidencia. Que para allá va, dicen voces expertas.

Pero, aquí con los Seris, AMLO en su cierre aceptó la condición de la Tribu en cuanto a no dejar de lado la cacería del borrego cimarrón, “hasta no ver los avances por parte del Gobierno Federal en el mencionado Plan de Justicia”, a lo que López Obrador accedió, pues se trata, dijo de avanzar juntos, logrando consensos.

Una gira como todas las demás: Nada concreto sobre seguridad; tampoco hubo banderazos de inicio de obras que realmente impacten a la sociedad, sino a parte muy pequeñas como son los Pueblos Originarios, con los que se tiene, sin duda, una deuda histórica; Pero que no es justo que nos condenen a todos a pagarla, cuando el único responsable es el Gobierno.

Ojalá que en la gira número 20, que sabemos será en tres meses, ya haya aspectos relevantes, de esos que le cambien la vida de los y las sonorenses y no solo jarabe de pico, que es lo que nos ha dado en casi cuatro años.

SSSSSSSS… Muy motivado se le ve a Abraham Mier Nogales, impulsando obras y acciones en beneficio del municipio de Caborca, con respaldo por supuesto del Gobierno del Estado y de la Federación, pues no hay que olvidar que “El Cubano” mantiene una relación cercana con el mismísimo presidente Andrés Manuel López Obrador, quien cada vez que tiene la oportunidad en sus giras, lo deja de manifiesto.  

Pero, además de ese apoyo, que en estos tiempos no es la gran cosa que digamos, está la respuesta que los mismos caborquenses le están dando a su alcalde Abraham Mier, al pagar con puntualidad su impuesto predial y regularizándose con los adeudos que tienen con el organismo operador de agua potable de aquella ciudad.

Esto adquiere especial relevancia, pues esa actitud de los habitantes de Caborca no es otra cosa que responder a las ganas que le está poniendo a su responsabilidad “El Cubano” en todos los renglones.

Aunque nunca faltan los “prietitos en el arroz”, que en el caso de Caborca y muchísimos otros municipios, es un lastre que ensombrece el trabajo hasta del alcalde más pintado, y es el flagelo de la inseguridad pública, que ha llegado a límites insospechados, convirtiendo a la Perla del Desierto, prácticamente en un coto de caza exclusivo de dos o tres grupos criminales que se disputan la supremacía territorial, ante la impasividad del aparato de la fuerza pública.

Por cierto, la Guardia Nacional tiene por ese rumbo un flamante cuartel con algunos cientos de efectivos, que hasta la fecha no se sabe bien a bien, cuándo van a actuar en el momento en que se requiere su presencia en las calles; es decir, cuando invaden Caborca esos grupos criminales en rondines peliculescos que llenan de terror a la población.

En otras palabras, Abraham Mier, y justo es decirlo, muchos otros alcaldes, están metiéndole todas las ganas a su chamba por sacar adelante a sus ayuntamientos; pero, por otro lado, el aparato estatal y federal de seguridad no está haciendo lo que le corresponde, lo cual desalienta a los caborquenses. Y se entiende.

¿Faltará más compromiso de su parte? El tiempo dará la respuesta.

SSSSSSSS… Se siguen sumando cientos de hermosillenses a la organización VAMOS, de la que forma parte importante Norberto Barraza Almazán y que, a mediano plazo pretenden sus integrantes, se convierta en un partido político de alcance estatal.

El sábado pasado se reunieron por segunda ocasión los organizadores de VAMOS, esta vez en una asamblea con habitantes del Distrito 08 Local, a la que asistieron hermosillenses que conocen de sobra al ex Director de Servicios Generales del Ayuntamiento y ex candidato a la alcaldía de esta capital, que saben de sus planteamientos, cuya base fundamental es la participación ciudadana en acciones de gobierno.

Esta segunda reunión fue también sancionada por representantes del Instituto Estatal electoral y de Participación Ciudadana, quienes de igual manera dieron fe de la reunión y la cantidad de asistentes a la primera asamblea, que fue en el Distrito 06.

Van peinando el mapa distrital de Sonora Norberto Barraza Almazán y sus amigos y seguidores con el propósito de alcanzar las reuniones y firmas de apoyo que necesita VAMOS para solicitar su registro como partido estatal.

Por cierto, Norberto Barraza Almazán estará como invitado en la Mesa Cancún el próximo miércoles 28 de mayo, donde expondrá los principales objetivos de VAMOS entre los que se visualiza alcanzar una mejora en la administración pública y sobre todo de los servicios públicos del que de ella emanan.

La cita es en el restaurante El Dorado, a partir de las 9:00 de la mañana y Usted podrá seguir este encuentro de Barraza Almazán y los “cancunes” por la red social Facebook “Mesa Cancún Reuniones”. No se la pierda.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *