La campaña de María Dolores del Río Sánchez, que buscó la alcaldía de Hermosillo en la ya extinta elección 2024, vino de menos a más.

Superó primero el estigma que intentaron imponerle de forma negativa por haber sido la alcaldesa del PAN, con todo y los tandeos.

Luego, enfrentó con estoicismo los reclamos mediáticos y políticos  por haber formado parte del partido político Movimiento Ciudadano en anteriores elecciones.

Lo último, paso de largo y de forma institucional de su parte, la pretendida crucifixión a la que quisieron subirla, por haber sido la secretaria de Seguridad Pública, acusándola a ella de todo lo que en esa área sucedió en Sonora del 2021, hasta el día último de su gestión al frente de esa secretaría. 

Justo en el debate entre los cuatro candidatos a la alcaldía hermosillense, ella se alzó con su figura de candidata en igualdad de circunstancia frente a sus competidores. 

Luego entonces, ¿que pasó?

Si en Hermosillo los partidos Morena, PT, PVEM, Panal y PES, ganaron la presidencia, el Senado, dos diputaciones federales y seis locales, ¿porque no pudieron ganar la alcaldía? 

Mire, muchos juran y perjuran que el PRI PAN PRD, específicamente el equipo operador de campaña de Antonio Astiazarán, operó de forma fraudulenta en Hermosillo para intervenir en la emisión del voto, en la organización de las casillas, y en la manipulación de sufragios y paquetes electorales. 
Si esto realmente sucedió, ¿porque sólo ganaron la alcaldía? Digo, si eso fuese una realidad, al menos dos diputaciones locales y una federal pudieron haberse echado a la alforja sin problema. ¿Será que no fue eso lo que realmente sucedió?

Mire usted, y lea bien, la campaña de la candidata común de Morena y el resto de partidos junto a este, se movió muy bien, con agenda durante cuarenta días de forma intensa que incluyo una campaña con eventos espectaculares, con música variada y conductores que le ponían sabrosura al acto, luces multicolor, parafernalia de la que al pueblo le gusta, camisetas,  gorras, mandiles y “cabezones” por todos lados, y esto provocó que todos sus eventos fueran concurridos al hartazgo.
La campaña pues, de María Dolores, fue un éxito rotundo.
Pero la pregunta sigue ¿que fue lo que pasó, y porque perdió entonces? 

Mire, siga leyendo por favor.

María Dolores tuvo arranques de campaña con  las seis candidaturas a las diputaciones locales, y con las dos a las federales, y en estos, las dos fórmulas al Senado, la de Morena y la del PT, también fueron invitadas. 

En estos eventos se escuchó a María Dolores hacer mención, muy emocionada,  de los candidatos que la acompañaban, y pedía el voto para ellos. De hecho, pedía el voto hasta para los que no estaban presentes. 

También se registraron recorridos por diferentes sectores de Hermosillo, es más, a quien esto escribe le tocó escucharla a ella, a María Dolores, hablar muy bien de las candidaturas que la acompañarán, a presentarlas y pedir el voto insistentemente por estas, mujeres y hombres. 

¿Será entonces que las candidaturas en Hermosillo, que representaron el movimiento al que María Dolores también pertenecía, no fueron recíprocos? 
¿Será que las catorce candidaturas que hicieron su propia campaña en Hermosillo, no pedían el voto por María Dolores, las acompañará ella en ese momento o no?
¿Será que cada una de las candidaturas de Morena, del PT y el PVEM, además del Panal y del PES, la dejaron sola, viendo por su propia elección?

Ahí está la duda, y usted tendrá mejor opinión que yo.

PD Sigo pensando que Morena ganará la alcaldía de Hermosillo, en el momento en el que decida competir sin alianzas ni candidaturas comunes con nadie. Quedó demostrado que ningún partido le sumó en esta elección del 2024.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *