El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea salir de su reclusión el martes por primera vez desde que el Capitolio fue asaltado por sus partidarios y viajará a Álamo, Texas, para visitar su emblemático muro fronterizo.

Trump organizó el viaje después de que integrantes de su núcleo le alentaron a participar en eventos que resalten su legado. El mandatario ha pasado los dos últimos meses en un intento inútil por revertir las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, ganadas por el demócrata Joe Biden.

Amargado e irritado a poco más de una semana de que entregue el poder a Biden, Trump lleva encerrado en la Casa Blanca con asesores cercanos desde el miércoles, cuando sus partidarios sitiaron el Capitolio y la violencia resultante provocó la muerte de seis personas.

La Casa Blanca dijo que no había ningún simbolismo en la elección de Álamo para la visita de Trump. La misión de El Álamo en San Antonio, Texas, fue el escenario de una famosa batalla de 1836 cuando los tejanos fueron derrotados por las fuerzas mexicanas.

Trump trató de reducir la migración transfronteriza y la inmigración legal durante su mandato, y el proyecto del muro se remonta a su promesa de 2016 de sellar la frontera.

El portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo que la visita conmemorará la “finalización de más de 400 millas (644 kilómetros) de muro fronterizo por parte de Trump -promesa hecha, promesa cumplida-, y los esfuerzos de su administración para reformar nuestro quebrado sistema de inmigración”.

Se espera que Trump hable en el sitio fronterizo sobre sus esfuerzos de inmigración. 

Latinus.us

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *