Los reguladores estadounidenses autorizaron el martes otro refuerzo para las vacunas contra la Covid-19 para personas mayores de 50 años, un paso para ofrecer protección adicional a los más vulnerables en caso de que el coronavirus se recupere.

La decisión de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) abre una cuarta dosis de las vacunas Pfizer o Moderna a ese grupo de edad al menos cuatro meses después de su refuerzo anterior.

Hasta ahora, la FDA había aprobado la cuarta dosis sólo para personas mayores de 12 años que tenían sistemas inmunitarios gravemente debilitados. La agencia dijo que este grupo especialmente frágil también puede recibir un refuerzo adicional, una quinta inyección.

La última expansión, independientemente de la salud de las personas, permite una oportunidad adicional para millones de estadounidenses más, y la pregunta es si todos los que son elegibles deberían apresurarse a obtenerla. Se espera que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) intervengan.

Todos los elegibles para un primer refuerzo que aún no lo han recibido deben hacerlo, dijo el jefe de vacunas de la FDA, el doctor Peter Marks. Pero el segundo refuerzo es solo para estos grupos de mayor riesgo porque “la evidencia actual sugiere cierta disminución de la protección” para ellos.

El esquema completo implicaba la inoculación con dos dosis, lo que convierte al primer refuerzo en la tercera inyección y al segundo refuerzo en la cuarta dosis administrada a las personas.

La medida llega en un momento de gran incertidumbre. Los casos de Covid-19 se han reducido a niveles bajos después del aumento invernal de la variante Ómicron súper contagiosa. Dos dosis de vacuna más un refuerzo aún brindan una fuerte protección contra enfermedades graves y la muerte, según muestran los datos de los CDC.

Pero el coronavirus está causando un aumento preocupante en las infecciones en Europa, y se está propagando en los Estados Unidos, incluso cuando la vacunación se ha estancado. Alrededor de dos tercios de los estadounidenses están completamente vacunados y la mitad de los elegibles para un primer refuerzo no lo han recibido.

Pfizer había pedido a la FDA que aprobara una cuarta inyección para personas de 65 años o más, mientras que Moderna solicitó otra dosis para todos los adultos “para brindar flexibilidad” al gobierno para decidir quién realmente la necesita. La FDA fijó la edad de 50 años como el umbral para ambas empresas. En cuanto a los inmunodeprimidos, solo la vacuna de Pfizer se puede usar en niños de hasta 12 años; Moderna es para adultos.

Hay evidencia limitada para decir cuánto beneficio podría ofrecer otro refuerzo en este momento. La FDA tomó la decisión sin el aporte de su panel independiente de expertos, que hasta ahora ha analizado la cantidad de datos y estudios necesarios para expandir el número de dosis.

Con información de AP

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *