Perspectiva Sonora

A estas alturas del partido (por los años que tengo trabajando en este oficio), no me sorprenden las manifestaciones subjetivas de alguien que pudiera sentirse afectado por lo que se queja.

Las declaraciones de Héctor Contreras Pérez, demerita y acorrienta a la Barra Sonorense de Abogados que actualmente preside; ya que lejos de explayar su envidia por otros litigantes, pretende coartar la competitividad educativa en este mundo capitalista.

En una publicación aparecida hace unos días en el semanario “Valor” que se edita desde Ciudad Obregón, el ex Sub Procurador de Justicia en Sonora le tiró con todo a las instituciones de Educación Superior privadas que hay en Hermosillo, al grado de calificarlas como “universidades patito”.

Al referirse a los abogados egresados de estas instituciones -y que comúnmente vemos litigando en los Juzgados e instancias de Justicia en Sonora-, literalmente los reprobó por el simple hecho de haber cursado una carrera universitaria con clases presenciales solamente una vez a la semana (los sábados) durante nueve cuatrimestres en tres años.

Lo que no sabe -o que simplemente no quiso reconocer el presidente de la Barra Sonorense de Abogados-, es que muchos de esos ahora profesionistas son padres de familia que al tener una carrera trunca en la Universidad de Sonora o en otra institución también con antigüedad, optaron por concluir sus estudios en escuelas particulares que están en Hermosillo y otros municipios; pero que en su momento iniciaron con educación secundaria y preparatoria.

De hecho, hay muchos egresados de esas universidades particulares que antes de retomar sus estudios, ya trabajaban en sus respectivas áreas; ya sea como litigantes, administradores o contadores empíricos.

Las carreras que se ofrecen actualmente por estas instituciones, son las relacionadas a las Ciencias Sociales y Económica Administrativas.

Tal es el caso de Derecho, Psicología, Administración de Empresas, Contabilidad y Mercadotecnia.

Además de la Licenciatura en Seguridad Pública, entre otras.

Otro dato que tampoco reconoció Contreras Pérez, es que la población que acude a las universidades tradicionales (como la Unison, ITH, UES y otras del sector privado como Tec de Monterrey, UVM, Uni Kino, Durango Santander, Líder y muchas más), son jóvenes que incluso aún dependen de sus papás.

Razón por la cual, difícilmente veremos a un muchacho de 18 o 20 años cursando una licenciatura en estas escuelas particulares, yendo a estudiar solamente los sábados.

De acuerdo a testimonios de quienes han cursado -y todavía cursan- esas carreras en instituciones particulares, hay un aspecto muy importante:

Luego de acudir cada sábado a recibir clases presenciales, todavía le invierten entre dos y tres horas diarias de estudio en sus propias casas, apoyándose en el internet de la computadora; por lo cual suman alrededor de 20 horas de estudio a la semana.

Ya no es igual, recuerde usted, que cuando estudiábamos en la secundaria, preparatoria y universidad, teníamos que ir al Museo y Biblioteca de la Unison para pedirle -con credencial en mano- algún libro a Estelita, sin que supiéramos nosotros de qué humor amanecería.

Por lo que declaró este señor Contreras, entendemos que ningún egresado de estas “universidades patito” (como él les llama) podría ser miembro de la Barra Sonorense de Abogados que él preside.

Mientras dure su mandato, por supuesto.

Cuando le pregunté a un acreditado maestro y dueño de una de estas escuelas privadas sobre las declaraciones del dirigente de Abogados, lo primero que me dijo fue que Contreras no tiene calidad moral para hacer este tipo de declaraciones.

Recordemos que luego de haber sido Sub Procurador de Justicia en Sonora, Contreras Pérez fue sorprendido por elementos policiacos a bordo de un automóvil con reporte de robo; de lo cual aparentemente no hubo consecuencias legales en su contra.

Entre muchas de las actividades que se le han visto públicamente al líder de los Abogados en Sonora, trató de manipular el proceso de elección más reciente para presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Puesto que actualmente detenta Pedro Gabriel González Avilés, y que fue electo y ratificado por el Congreso del Estado de Sonora.

Sin duda una buena elección.

Creo -y para concluir con este tema- que Contreras Pérez debió informarse más y tomar conciencia sobre el esfuerzo que hacen los padres de familia (y personas mayores) que deciden concluir con un reto en la vida:

Ganarse con su esfuerzo un título profesional.

No debió, pues, vociferar cosas que evidentemente no conoce.

Imagínese usted, por ejemplo, que no hubiera existido el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), el cual le brinda la oportunidad a los cuarentones para arriba, de terminar su educación primaria, secundaria y hasta preparatoria.

¿A poco el señor Contreras también va a desacreditar al INEA y a sus derivados en los estados, como es el  caso del ISEA en Sonora?

Es más:

Las universidades privadas de mayor antigüedad de gran prestigio a nivel regional y nacional, como es el caso de la Uni Kino y del Valle de México (UVM), también se sumaron a esta dinámica para aprovechar la gran demanda que existe de gente que quiere concluir con una carrera profesional.

Como les digo:

Difícilmente un joven de 18 o 20 años tratará de estudiar durante los fines de semana; ya que es un programa planeado inicialmente para personas que trabajan y que en su momento dejaron una carrera trunca.

Aunque podría darse el caso de que opten por la Educación Dual, un modelo académico iniciado en Alemania y retomado por Francia, pero que actualmente se está expandiendo por todo el mundo.

Se trata, pues, de un programa en el cual mientras el joven estudia, puede trabajar en un área relacionada a la carrera -y a las clases que le imparten en la universidad-.

Y todo -o casi todo- lo que hace en el trabajo, le cuenta como calificación en la escuela.

Que tengan buen fin de semana.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *