Crítica
 
La ruptura interna en el PRI por la reelección del dirigente nacional Alejandro Moreno "será el tiro de gracia" para ese partido que está en el sótano de las preferencias electorales y en vías de extinción.
La pretensión del líder nacional del PRI Alito Moreno de reelegirse hasta en tres ocasiones encontró oposición en grupos internos como el de Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes y Dulce María Sauri ante lo cual el dirigente contraatacó acusando a priístas de estar implicados en el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

La acusación pública de Alito Moreno contra priistas basta y sobra para que la Fiscalía General de la República lo cite a declarar para ampliar la investigación reabierta sobre el asesinato del excandidato presidencial tricolor registrada en Lomas Taurinas en 1994.

En la pasada asamblea nacional del PRI donde se reformaron los estatutos del partido para abrir las puertas a la reelección a "perpetuidad" al dirigente nacional tricolor, provocó la rebelión de grupos y militantes priístas como los delegados de Sonora que asistieron al evento y que votaron en contra de la permanencia de Alito Moreno.

Según el diputado plurinominal Emeterio Ochoa Bazúa, quien estuvo presente en la asamblea nacional del tricolor en la Ciudad de México, declaró que su compañera diputada pluri y secretaria general del partido en la entidad al igual que los delegación de Sonora estuvieron en contra de las reformas estatutarias impulsadas por Moreno Cárdenas, las cuales al final fueron aprobadas con lo que abre la posibilidad de la reelección del dirigente hasta por tres veces consecutivas.

Hasta ayer no se había pronunciado contra la reelección de Alito el dirigente estatal del PRI, Rogelio Díaz Brown, pero es obvio que apoyará la decisión de la delegación sonorense y sobre todo de su líder Manlio Fabio Beltrones, quien encabeza la rebelión tricolor contra el campechano.

Alejandro Moreno fue electo para dirigir el PRI de 2019 a agosto de 2023, pero a finales de 2022 impulsó cambios a los estatutos del partido que le permitieron extender su gestión hasta agosto de este año, con el argumento de esperar la elección federal.

El líder nacional priista acusó a los priista disidentes como una "una bola de cínicos, lacayos, y esquiroles al servicio del gobierno y sus intereses", y sostuvo que desean romper la unidad a cambio de impunidad.

"Ellos fueron el peor lastre para nuestro partido, ellos estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con pemexgate, hay militantes del PRI vinculados al asesinato de nuestro candidato presidencial y eso le costó al PRI, no vamos a tapar a nadie, vamos a exigir cuentas, transparencia y vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad", soltó el político campechano.

La tarde de este lunes, Moreno Cárdenas se lanzó contra los jerarcas priistas que han cuestionado su dirigencia e indicó que ya no va a permitir "que una bola de cínicos, corruptos y sinvergüenzas que lastimaron el PRI sigan lastimando a nuestro instituto político, porque eso es lo que quiere la militancia. ¿Ustedes creen que le ayudó al PRI generar toda esta narrativa, y generar toda esta opinión que se dio desde 1994 de que habían sido las y los priistas y el partido el que asesinó en su caso a nuestro candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio?".

Y añadió: "¿Saben cuánto daño nos hizo eso con la sociedad mexicana a lo largo del tiempo? Y claro está, uno de los señalados en los expedientes, y no lo digo yo, lo dice la actuación judicial, es Manlio Fabio Beltrones. Y está mencionado ahí. Y todo lo que sale aquí es público y no vamos a permitir que vengan aquí a asustar".

Ya veremos la respuesta de Beltrones a la acusación sobre su participación en el magnicidio, y la siguiente reacción de los liderazgos agraviados por la pretendida reelección de Alito aun cuando en su dirigencia se registraron las peores derrotas electorales del PRI y se negociaron gubernaturas para beneficiar a Morena, aunado a la sospecha de ser totalmente Palacio Nacional por negociaciones de Peña Nieto con López Obrador.

Con la prepotencia de Alito Moreno que busca imitar al venezolano Maduro o a el ruso Putin con la perpetuidad en el poder a pesar del rechazo general, solo logrará aumentar el éxodo de liderazgos priístas hacia Morena o a Movimiento Ciudadano, como ha venido sucediendo desde mucho antes del pasado proceso electoral.

Con esa mala decisión de Alito Moreno de aumentar la ruptura en el PRI, va camino a sepultar al partido que agoniza desde hace varios años, y que no podrá revivir ni cambiándole de nombre porque la sociedad está convencida que el PRI disfrazado seguirá con las mismas mañas que generaron su rechazo en las urnas. Y en el PAN con su división interna va siguiendo los mismos pasos hacia el barranco de su aliado político, dejando a Morena y a México sin una real oposición fuerte que logre el equilibrio político.

CON SHEINBAUM SE ASEGURA EL RUMBO DE SONORA

La pasada histórica visita de dos presidentes de México a Sonora, López Obrador y Sheinbaum y su compromiso de dar continuidad a los megaproyectos federales aseguran el rumbo y desarrollo económico de nuestra entidad por los próximos tres años.

Durante la visita de los mandatarios federales acompañados del gobernador Alfonso Durazo, se detallaron los planes que se tienen para Sonora, a través de una gira terrestre en la que se constataron los avances y se reafirmó la continuidad de los proyectos a favor de los sonorenses.

Por más de 20 horas estuvieron en convivencia cercana en pláticas, comidas, traslados, etc., el gobernador Durazo, Sheinbaum y López Obrador, marcando un suceso histórico en la entidad por no haber antecedentes de una relación tan cercana con la Presidencia de la República por lo que Palacio Nacional seguirá con las puertas abiertas a las gestiones de apoyo del mandatario sonorense como ha sido en estos tres años del tabasqueño.

En sí la gira de dos presidentes, la electa y el saliente por varias entidades es histórica para revisar la agenda federal pendiente lo que garantiza la continuidad de los proyectos y no su abandono como sucedía en los cambios de administración federales.

La presidenta electa Claudia Sheinbaum reiteró en su visita a Sonora su compromiso de dar continuidad a los megaproyectos de transición energética y de infraestructura como lo es la modernización del puerto de Guaymas y carreteras, así como los planes de justicia para las etnias, así como otros proyectos planteados por el gobernador Durazo en la cercana convivencia en el recorrido por carretera desde Puerto Peñasco hasta el sur de Sonora.

Al término de la gira presidencial, López Obrador hizo el compromiso de retornar en septiembre a Sonora y si es posible acompañado de Sheinbaum a unos días de asumir el poder presidencial para supervisar los avances de los megaproyectos y planes de justicia para las etnias con lo que refrenda el respaldo al gobernador Durazo y a los sonorenses. 

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *