Era el año 1968, cuando el pequeño Jorge Hernández, entonces de 14 años, y como el mayor de su familia, alentó a sus hermanos más pequeños Raúl y Hernán, así como a su primo Óscar, para formar un grupo de música. La razón era solo encontrar una forma de enfrentar la precariedad económica. 

En principio tocaban en Los Mochis, en donde fueron conocidos como Los Norteños de Chihuahua, pero al poco tiempo, cuando Jorge aún tenía 14 años, cruzaron la frontera con la idea de dar apoyo a su familia.

“Recuerdo que todas las noches lloraba porque quería regresarme a mi casa con mis papás. Esa es una de las historias que siempre están en mi mente. Tengo toda la vida andando fuera de casa de mis padres, por mi trabajo”, ha dicho Hernán sobre el día que salieron de su natal Mocorito (pequeña ciudad de Sinaloa), quien tras comenzar el el grupo, estaba por cumplir 10 años.
 
“Todas las noches ese recuerdo es una película que se me viene a la mente. Pero eso me ayuda y me da fortaleza y esperanza de que algo estamos haciendo bien”, añadió el músico. De esa vez que cruzaron a EU es que justamente sale el origen de su nombre cuando un oficial inmigrante los llamó “Los tigres chiquitos”, luego de encontrarlos cruzando la frontera entre California y México. Dado que se dirigían hacia el norte, fue así como el nombre Los Tigres Del Norte nació.

Ha sido su historia la que ha marcado su propósito musical pues en sus canciones se han encargado de retratar las historias de migrantes, de los que no tienen, con canciones que celebran la búsqueda de la verdad y la justicia, al grado de ser denominados “Los Ídolos del Pueblo”, por sus letras cargadas de conciencia social. 

Al llegar a EU se establecieron en San José, California, donde aún residen. Ahí, siendo aún niños, querían tocar sus canciones y regresar a casa pero fue un inglés llamado Arthur Walker el que les cambió la vida pues al escucharlos los invitó a grabar su primer disco: “Arturo Caminante, le decíamos, y no hablaba nada de español. Decía ‘sí’ y ‘no’, nada más”, dijo Jorge. 

Sin embargo, lograron comunicarse y firmaron un contrato de exclusividad de grabación que duró 15 años, hasta que el señor “Caminante” murió. Durante este tiempo, Raúl salió del grupo y entró el hermano menor, Luis. Guadalupe Olivo salió y regresó al grupo varias veces. Cuando Walker falleció, Los Tigres fueron contratados por Fonovisa, con sede en Los Ángeles.

Supieron que su música tenía que conectar con los migrantes viviendo en EU, “nos dimos cuenta de la importancia que tiene la comunidad latina con un desfile del 16 de septiembre”, dijo Jorge y no eran los únicos, pues Walker “tenía una tienda en el flea market (tianguis) y sabía que había muchos mexicanos que compraban discos mexicanos. Él sabía que podría tener un mercado con un grupo como el nuestro”, dijo Jorge.

Los intérpretes de “Jefe de jefes” y “La puerta negra” han sido símbolo de un movimiento social en la música. Considerados una leyenda en el regional mexicano, señalaron que continuarán ejerciendo ese poder que tienen para apoyar a todo aquel que desee ser escuchado ante una situación de injusticia o violencia en México o Estados Unidos.

“A través de nuestra música, nos han señalado que hacemos sentir a la gente identificada con las historias de las canciones, que es como si vivieran esas historias en la vida real. Por eso es por lo que tratamos de tomar proyectos que dejen algo positivo, además de hacer lo que más nos gusta, que es escribir canciones, subirnos al escenario y cantarle a toda la gente que nos ha seguido. Estamos buscando historias que tengan que ver con el día a día de las personas, aún hay muchas cosas por hablar y de las que pensamos formar parte”, añadió Hernán.

CELEBRACIÓN. Hoy en día, la agrupación se encuentra de plácemes debido a la conmemoración de diez años de su MTV Unplugged, sin duda, uno de los empujones que terminaría por presentarlos ante una nueva generación de fans, los cuales, han hecho suyas muchísimas canciones que aparentemente habían sido condenadas al olvido. 

Sin embargo, los Tigres Del Norte, no se han conformado con mirar nostálgicamente al pasado, apenas el año pasado fueron galardonados con el Grammy Latino por su disco Los Tigres del Norte At Folsom Prison, y este año ya se encuentran planeando lo que será su próxima producción discográfica, la cual, aún no cuenta con una fecha estipulada de salida.

“En estos momentos estamos empezando a practicar para la nueva producción que va a ser totalmente inédita, ya tenemos varias canciones preparadas, en unos días entraremos a grabar las canciones. Este disco va a ser muy variado, así como ha sido la carrera de Los Tigres del Norte, en este año que no hemos podido trabajar, lo hemos aprovechado para componer varias canciones que ya podrán escuchar en su momento”, afirmó el músico mexicano. 

Con más de cincuenta años de trayectoria los “Jefes de Jefes” son un fiel ejemplo de la adaptación a la industria. A través de las décadas se han mantenido vigentes ante nuevas generaciones, siempre transformándose ante los retos que imponen las tendencias, y siempre saliendo abantes ante los retos que el tiempo trae consigo.

“Creo que eso se debe a que nosotros somos un grupo que siempre ha estado al tanto o al pendiente de todo lo que pasa en la industria, nos tenemos que acomodar hacía donde vaya la cosa, hacía las plataformas digitales, a los nuevos medios o las redes sociales”, finalizó Eduardo Hernández. 

En el marco de la celebración de esta década de los Tigres del Norte, por primera vez estarán disponibles la gran mayoría de los temas incluidos en el álbum y el DVD, a través del canal oficial de la banda en YouTube.

Cronica.com.mx

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *