Este miércoles la Corte Suprema se puso del lado de las empresas agrícolas de California que se opusieron a una regulación estatal que otorga a los sindicatos acceso a la propiedad agrícola para organizar a los trabajadores.

Como resultado del fallo, dijo el abogado de las empresas, California tendrá que modificar o abandonar la regulación implementada en 1975 luego de los esfuerzos del líder sindical César Chávez.

Los jueces dictaminaron 6 a 3 siguiendo líneas ideológicas para las empresas agrícolas. Es otro posible revés para los sindicatos como resultado de una decisión de un tribunal superior.

“La regulación de acceso equivale a una simple apropiación de propiedad privada”, escribió el presidente del Tribunal Supremo John Roberts para los miembros conservadores de la corte. Roberts dijo que la regulación “otorga a las organizaciones laborales el derecho de invadir la propiedad de los agricultores”.

Se trataba de un reglamento de California que permite a los sindicatos acceder a granjas y otros negocios agrícolas hasta tres horas al día, 120 días al año, para organizar a los trabajadores. Se supone que las empresas deben ser notificadas antes de que lleguen los organizadores, y que los organizadores deben ir durante las horas no laborales, como el almuerzo y antes y después del trabajo.

Dos empresas agrícolas habían desafiado la regulación diciendo que tenía el efecto de tomar su propiedad sin compensación en violación de la Constitución. Las empresas también dijeron que la regulación estaba desactualizada e innecesaria dado que los sindicatos ahora pueden llegar a los trabajadores de muchas maneras, incluso a través de teléfonos inteligentes y radio.

Escribiendo para la mayoría, Roberts rechazó la sugerencia de que el fallo “pondría en peligro una serie de actividades del gobierno estatal y federal que implican la entrada a propiedad privada”.

Pero escribiendo para la minoría liberal de tres jueces, el juez Stephen Breyer dijo que “la conclusión de la mayoría amenaza con hacer que muchas formas ordinarias de regulación sean inusualmente complejas o imprácticas”.

Breyer escribió que habría concluido que la regulación de California no tomó nada, sino que “regula el derecho de los empleadores a excluir a otros”.

Señaló la “gran cantidad de regulaciones ordinarias” que permiten la entrada temporal a la tierra de un propietario. Eso incluye la entrada para inspecciones que van desde la seguridad de los productos alimenticios, como las inspecciones de las instalaciones de carne y productos lácteos, hasta las inspecciones de hogares de ancianos, preescolares y centros de acogida.

“Sospecho que la mayoría ha sustituido un esquema legal nuevo y complejo por uno antiguo comparativamente más simple”, escribió.

El fallo es el último golpe a los sindicatos por parte del tribunal de Roberts. En 2018, la mayoría conservadora de la corte revocó una decisión pro-sindical de 41 años que había permitido a los estados exigir que los empleados públicos pagaran algunas tarifas a los sindicatos que los representan, incluso si los trabajadores optan por no afiliarse.

Aún así, no está claro cuánto cambiará como resultado del fallo de la corte.

La regulación de acceso en particular es exclusiva de California. Y el estado había dicho que los organizadores sindicales usan la regulación “con moderación”, sólo cinco veces en el año presupuestario 2019-2020 y 24 veces en 2018-2019. Aún así, United Farm Workers of America dijo a los jueces que la regulación es más necesaria ahora que nunca. El sindicato dijo que los trabajadores agrícolas son cada vez más trabajadores indígenas de México y que la única forma efectiva de comunicarse con ellos es en persona en sus lugares de trabajo.

En documentos judiciales presentados antes de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo, la administración Trump había instado a los jueces a ponerse del lado de las empresas. La administración de Biden luego cambió la posición del gobierno.

El caso en el que fallaron los jueces involucró a Fowler Packing Company en Fresno, que envía uvas y cítricos, y Cedar Point Nursery en Dorris, que cultiva plantas de fresa para productores comerciales.

Los organizadores sindicales utilizaron la regulación de California para ir a la propiedad de Cedar Point en 2015. Ese mismo año, los organizadores sindicales se quejaron de que Fowler Packing Company interfirió con su capacidad para acceder a la propiedad de la empresa durante tres días. Posteriormente, esa denuncia fue retirada.

En un comunicado, Joshua Thompson de la Pacific Legal Foundation, quien defendió el caso de las empresas en el tribunal superior, calificó el fallo como una “gran victoria para los derechos de propiedad”.

“La decisión de hoy afirma que uno de los aspectos más fundamentales de la propiedad es el derecho a decidir quién puede y quién no puede acceder a su propiedad”, dijo.

Latinus.us

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *